Casas eficientes con calefacción por microcogeneración

El boom de la construcción empieza a resurgir tras varios años de recesión económica en España. Es el momento para iniciar una nueva etapa en el diseño y edificación de viviendas e inmuebles para empresas y administraciones que permitan ir hacia un modelo de ciudades más sostenibles. Esto sólo se logrará con la implicación del sector de la construcción y de las administraciones para lograr que cada vez haya más edificios que cumplan todos los requisitos para lograr la certificación energética máxima.

El ahorro energético se ha convertido sin duda en una ventaja competitiva en el mercado de la vivienda. Los constructores empiezan a concienciarse de que la oferta de un producto sostenible despierta el interés de cada vez más compradores e inversores. Ya empieza a destacarse en las campañas de promoción y publicidad de las promociones aspectos como el uso de energías limpias o la certificación energética, obligatoria ya para nuevas viviendas.

Cómo lograr un espacio más eficiente

Hay muchas maneras de lograr que un espacio habitable sea más eficiente. Desde lo más básico, como la elección de una orientación adecuada para aprovechar al máximo la luz natural, hasta la introducción de sistemas de ahorro y el empleo de recursos como la energía solar con la instalación de paneles solares para obtener agua caliente y calefacción.

En sistemas calefacción los últimos modelos disponibles en el mercado ofrecen un equilibrio entre consumo de energía y confort. La alimentación puede provenir bien de la energía solar, de una caldera, una estufa o una bomba de calor. La generación de calor puede ser mediante radiadores o suelo o techo radiante, por mencionar las más comunes. Entre los sistemas con menor consumo destaca la bomba de calor que no desprende elementos contaminantes al aire en combinación con radiadores de bajo consumo o suelo o techo radiante. Con la introducción de los conductos en el suelo se logra calentar un espacio con menor consumo energético. También es una buena solución la caldera con radiadores o suelo o techo radiantes. Pero sin duda el sistema más eficiente es la introducción de la energía solar.

La microgeneración

Cada vez es más frecuente encontrar otros sistemas eficientes como la calefacción centralizada con microcogeneración que mejora significativamente el rendimiento de las instalaciones y es una buena alternativa a los paneles de energía solar. La microgeneración emplea un combustible, generalmente gas natural, para generar simultáneamente tanto electricidad como calor útil. La proporción que se obtiene en un sistema de microgeneración es aproximadamente el 60% de calor útil y el 30% de electricidad. Ambas fuentes de energía se aplican en el aumento de la temperatura del agua de consumo y en la red de climatización. La energía eléctrica producida puede utilizarse para consumo propio o también puede venderse el sobrante a la red general de electricidad y obtener con ello unos beneficios.

Para la microgeneración o generación a pequeña escala son necesarias máquinas de combustión interna conectadas a un alternador que permite la producción de electricidad con un bajo coste y de forma independiente de la red general. Para introducir un sistema de microcogeneración en un edificio es necesario disponer de un espacio exclusivo donde se ubicará el motor, colectores, equipos de bombeo, la caldera o calderas de combustible (que pueden ser colectivas o individuales) y el depósito para acumular el agua que se calentará gracias a la energía excedentaria procedente de la refrigeración del motor. El gas natural se consumirá en los momentos de mayor demanda de recursos.

Descenso de los costes de inversión

La microcogeneración se ha convertido en una de las opciones a tener en cuenta porque contribuye no sólo al ahorro de energía, también al descenso de los costes de inversión y a la mejora de la calificación energética otorgada a los edificios por las administraciones en función de los recursos de eficiencia de los que dispongan. Los equipos no requieren de una instalación compleja.

Para el usuario la microcogeneración tiene numerosas ventajas: menor gasto energético y reducción de los costes derivados de ello y la posibilidad de obtener beneficios con la venta de electricidad sobrante a la red. El sistema además tiene grandes beneficios para la comunidad por baja demanda de energía, la reducción de las emisiones de CO2 al medio ambiente y su menor dependencia de la red de electricidad.

No hay comentarios.

Agregar comentario

A %d blogueros les gusta esto: